Noches acústicas. Escribo mientras se termina de secar mi alma

Entradas etiquetadas como “palabras espontaneas

Lo mismo

No importa si te borro

Ahora caigo en eso

Y me doy contra el suelo

Para que no me duela la distancia

No importa si te nombro

Te borro y te nombro

Te borro y te nombro

Te nombro

Para no equivocarme

Lo mismo te borro

Lo mismo no te borro

Lo mismo

Pero más inútil

Qué importancia le damos a las cosas comunes

Me decías

A quién le importa hoy lo que dijiste


En memoria del mundo

_

Sumí la realidad en esta hoja de muerte, desde que soy vegetariana sólo mastico nostalgia, sólo hablo de ruinas y de siglos. El escondite idóneo para tu desnudez. Amor mío. Cuánto me alegré ayer de que no te murieras esa noche. Nadie supo decirme cómo murió Raúl. No estaba yo en la casa cuando sucedía, había salido a comprar cigarros y fruta. Y luego me dijeron que lo habían enterrado, así nada más. Hasta las plantas, amor, hasta las plantas cayeron en una depresión muy honda.

_


La tragedia cromática de Marzo

A Sara

-Debería decírmelo.
-¿Qué cosa?
-Si usted descubre el secreto de Marzo… debería decírmelo.

Posiblemente, Marzo no tenga secretos, ni guarde secretos. A  lo mejor ni sabe (ni) lo que es un secreto. Sinónimo de antónimo de Marzo y usted, quizá por eso…

…le llamen corazón al corazón. Debe ser la coraza (mi coraza) reflejando la luz que viene desde afuera. Usted al exterior. Porque por dentro sigo estando a oscuras. Imagínese un rojo que en el negro no sabe ni qué es rojo…
… no sabe ni que es rojo. No eso. Lo de antes. Y todo por la falta de luz.

Imagíne que un día lo descubre. Y sucede. Se libera un peligro por su causa rojísima (de procedencia dudosa)  ¿Sabe lo que eso significa? Sí lo sabe. Y todo por un poco de luz.

La gran tragedia de este equinoccio de primavera, ¿no cree usted? La tragedia cromática del equinoccio.

Yo deveras deliro de colores. Porque hablar con usted es como ir a encender aquel interruptor que (la verdad) quién sabe dónde estaba. Qué milagrosa presencia la suya, elíptica presencia, hipnótica presencia.

Te quiero mucho.

Creo que aún no me desprendo por completo de las vidas pasadas de Marzo.

La última y nos vamos.

Recuérdame cómo:

Marzo traía los labios coloreados de Marzo, la lengua como bugambilia, los ojos como tornasoles. había una puerta de lluvia y una premonición. Y una eternidad de soledad esperando. Esperando por ella. Era un tono pacífico vacío… Y su ternura de agua se afilaba, o con una navaja,  o con un sacapuntas…. Pero era siempre a marzo. Porque.

A Marzo…

-Le han robado en su cara dos palabras.
-¿Cuales?
-Es lo más triste…
-No es tan grave, sólo fueron palabras…
-Sí, pero son las palabras más importantes del tiempo.
-¿Qué palabras?
-Tú (es una, la más larga)
-¿Y la otra?
-Aquí.


Ir contra Marzo para ir con Marzo (antes de que la primavera nos alcance)

264905_178624905534237_4467729_n

Pasas

como una oriflama

se entrelaza  la piedra con la piedra que rompe la palabra del odio

y del recuerdo al odio que era antes de mí

y aquellas cosas eran

como un líquido amniotico de vientres

que parieron insomnios

y mi corazón

y mi corazón

(el que nunca aprendió cómo se lee la hora frente a las catedrales)

es una  aspiración de las raíces

muertas de otra maceta

de otra esquina de otra

y otra casa

menos impredecible

insoportable que ésta

Mi corazón

no sabe leer la hora en los relojes

Nunca supo decirla

algo así como:

son las tantas para algo

o para irse

o a dormir

o a lo que sea….

o por ejemplo:

es hora de callar y desplumarse no

ni a predecir el jugo de los higos

no leyó nunca

y ya nadie lo calla

tampoco lo reciben en ninguna otra parte

ni siquiera  en el manicomio

ni siquiera en los orfanatos

ni siquiera en mi pecho

y somos lo que somos

y nomás esto somos:

Somos esta rutina de esperanza

y esta brisa que danza sobre los desiertos

de agua que no sabe a nada

y mi puño

y mi sangre

(mi corazón)

centinelas ardientes

sobre el fuego de Marzo que golpeaba  a Febrero con una ira naranja

por la culpa del polvo

o por lo que haya sido

y quienes fueran

construyeron un cerco alrededor de tu casa

porque yo ya no entro ni en tu cuerpo

y ni en mi propio cuerpo entro nunca

ni en ninguna otra parte

o a caso

en todo caso vamos

a tener que entregarnos por completo a Marzo

Porque Marzo es el mal

y este Marzo también es el remedio

este Marzo es la cura para los otros males

y este mal es la cura para los otros Marzos

Los días sudan a Marzo como si nada más hubiera por venir

Marzo son los colmillos de la noche

Marzo son los colmillos de la gente

la claridad del día que en este Marzo es Marzo

Para eso esto

pero esto

es otro cuento de otro que se adelanta a Marzo

Tenemos que entregarnos

a este jodido Marzo y a sus aguas turbias

y a su veneno-antídoto-dotado

de penurias y péndulos

Pero nunca aprendimos la analogía del tiempo giratorio

Ni Marzo

tiene una puta idea

de lo que aquí se calla

y se dice

de él

o ella

o allá