Noches acústicas. Escribo mientras se termina de secar mi alma

De lirio cobra

El hombre de mis sueños era, en realidad, una planta. Era una planta de esas que devoran carne.

Se ponía un disfraz todos los días.

Una noche lo hallé tendido sobre una roca. Dormía tranquilísímo, quietísimo… Me dio mucha  ternura, parecía una serpiente satisfecha.

Entonces lo besé. Y lo besé y lo besé. Y sus labios se abrieron igual que pétalos prevenidos. Yo me  sentí un insecto entre sus dientes.

Me sentía como una mariposa que le abría sus muslos

Relaciono estos sucesos desde su estómago de planta.

Anuncios

2 comentarios

  1. Me gusta tu extraña sensibilidad

    20 mayo, 2014 en 0:52

  2. And i really don’t understand what is occurring with me. I never go in excess of my energy but I’m not losing lida like I needs to be. The last time I did a ten pound reduction challenge i lost like thirteen pounds. What do I would like to accomplish to vary this???

    1 septiembre, 2014 en 17:35

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s