Noches acústicas. Escribo mientras se termina de secar mi alma

Lo cierto

Ahora recuerdo bien. Desde la última vez que me besó su boca estaba helada. Y su lengua era un triangulo cuya herida en los labios continúa sangrando. Hace que me intoxique con mi propio veneno. Era una trampa, ¿lo sabes? Ya había comenzado la transformación aquella última tarde, ya se había convertido en lo que era.

Demonio azul.

Sí, ya puedo verlo todo más claro, el embrujo que puso en mi café me mantenía ciega. Hipnotizada.

Ahora que ha terminado la tiranía de su cuerpo sobre mi corazón, no sé que debo hacer con tanta libertad.

Anuncios

2 comentarios

  1. Usted está endemoniada?

    3 mayo, 2013 en 10:08

  2. No lo sé bien, a usted ¿le parece que lo estoy?

    3 mayo, 2013 en 23:08

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s